ENFERMEDAD O DEFORMIDAD DE HAGLUNG

 

 

La enfermedad de Haglund o tendinopatía insercional del Tendón de Aquiles produce un dolor muy importante en la zona del talón. Se produce una degeneración e inflamación de la parte distal del tendón que se inserta en el calcáneo lo que genera dolor al caminar y al realizar la actividad deportiva.

 

Una de las causas de la enfermedad de Haglung o tendinitis de Aquiles es la hipertrofia ósea o exostosis de la parte posterior del calcáneo que está en contacto con el tendón de Aquiles.


En la enfermedad de Haglund se produce inflamación y lesión sobre la bursa retroaquilea y a nivel tendón de Aquiles y a la vez edema o inflamación de la parte ósea. 

EXOSTOSIS PARTE POSTERIOR CALCANEO EN CONTACTO CON TENDON AQUILES E INFLAMACIÓN BURSA

EXOSTOSIS PARTE POSTERIOR CALCANEO EN CONTACTO CON TENDON AQUILES

EXOSTOSIS PARTE POSTERIOR CALCANEO EN CONTACTO CON TENDON AQUILES E INFLAMACIÓN BURSA

La deformidad de Haglung es una prominencia ósea o exostosis que aparece en el calcáneo posterior, se trata de una exostosis posterior del tendón de Aquiles.

DEFORMIDAD DE HAGLUNG

 

 

DEFORMIDAD DE HAGLUNG

 

 

 tuberosidad superior:   hiperconvexa                          Normal                                  Hipoconvexa

La enfermedad o deformidad de Haglung también está relacionado con los zapatos, pues el contrafuerte rígido de estos zapatos puede crear una presión que agrava el sobrehueso al caminar.

 

 

Síntomas:

 

La enfermedad o deformidad de Haglund puede manifestarse en uno o ambos pies. Los signos y síntomas incluyen:

 

  • Una protuberancia notable en la parte trasera del talón.
  • Dolor en el área donde el tendón de Aquiles se vincula al tobillo.
  • Hinchazón en la parte trasera del talón.
  • Enrojecimiento de la piel en la zona afectada.

 

Causas:

 

La herencia juega un rol en la enfermedad o deformidad de Haglund. Se puede heredar un tipo de estructura ósea en el pie que puede volverlos propensos a desarrollar esta condición.

 

También los arcos elevados pueden contribuir a la deformidad de Haglund. El tendón de Aquiles se une a la parte posterior del hueso del talón, y en una persona con arcos elevados el hueso del talón se inclina hacia atrás en el tendón de Aquiles.

 

Esto hace que la porción superior de la parte posterior del hueso del talón frote contra el tendón. Con el tiempo, debido a esta irritación constante, se desarrolla una profusión ósea y la bursa se inflama.

 

Es la bursa inflamada la que produce el enrojecimiento y la inflamación asociados con la deformidad de Haglund.

 

Un tendón de Aquiles apretado también puede jugar un papel en la deformidad de Haglund, provocando dolor por compresión de la bursa delicada e inflamada. En contraste, un tendón más flexible resulta en una menor presión sobre la bursa.

 

 

 

Diagnóstico:

 

Después de evaluar los síntomas del paciente, el cirujano examina el pie. Además, se prescribirán rayos X para ayudar al cirujano a evaluar la estructura del hueso del talón.

 

 

Tratamiento:

 

El tratamiento no quirúrgico de la enfermedad de Haglund apunta a reducir la inflamación de la bursa. Si bien estos enfoques pueden resolver la bursitis, no reducirán la protuberancia ósea.

 

Si el tratamiento no quirúrgico no logra proporcionar un alivio adecuado del dolor, la cirugía puede ser necesaria.

 

 

                         ANGULO NORMAL                                      ANGULO ANORMAL                            ANGULO NORMAL TRAS CIRUGÍA

                                                                                 PROMINENCIA PREDISPONENTE

                                                                                    A DESARROLLO BURSITIS

                                                                                     DEL TENDON DE AQUILES

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Clínica del Pie Arrabal